El impacto de la MIPYME en la economía mexicana



Es imposible hablar de economía sin tomar en cuenta a las MiPyMEs, pues como se ha demostrado, juegan un rol muy importante en la economía

El impacto de las MiPyMEs en la economía mexicana.


Introducción

Las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) desempeñan un papel importante en la sociedad, pues abordan grandes desafíos del desarrollo, impulsando el crecimiento económico y creando empleos. Estas empresas constituyen más del 90 por ciento de las empresas en México y de acuerdo con la Secretaría de Economía (SE), representan el motor de crecimiento económico del país.

Estos negocios se caracterizan generalmente por tener un número reducido de empleados y aunque los ingresos que normalmente perciben no son muy altos, se puede observar el aporte significativo que proporcionan al país.

Dadas las limitaciones que frenan su crecimiento, es necesaria la implementación de mejores condiciones y apoyos para incentivar el desarrollo de negocios rentables que contribuyan a la economía.

El papel de las MiPyMEs en la economía mexicana.

Para entender mejor el papel que juegan estas empresas, es esencial señalar algunas estadísticas que demuestran su participación en la economía mexicana.

De acuerdo con cifras registradas por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), más de 4.1 millones de empresas en México son consideradas MiPyMEs, donde el 95.4 por ciento corresponde a microempresas; un 3.6 por ciento está conformado por pequeñas empresas, y otro 0.8 por ciento son medianas empresas. Estas empresas representan, en suma, el 99.8 por ciento del ámbito empresarial en México y aportan aproximadamente el 52 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB)[1], generando alrededor del 72 por ciento de empleos formales en el país.

La aportación cuantitativa de estas empresas en la economía radica en la amplia generación de empleos y, aunque su participación en el PIB es menor, no deja de ser menos relevante. Sin embargo, cabe destacar que estas empresas se ven afectadas por una serie de elementos que muchas veces limitan su crecimiento o incluso provocan la desaparición de muchas, el más común de ellos es la dificultad para obtener financiamientos externos debido a las limitaciones por el bajo capital que algunas pueden tener, por lo que es fundamental considerar nuevas estrategias que les permitan adaptarse al mercado.

El aporte a la producción y generación de ingresos es muy relevante para la población latinoamericana. El incremento de micro, pequeñas y medianas empresas en la región ha resultado muy notable, ya que representan el 90 por ciento de empresas existentes y aportan más del 50 por ciento de empleo en esa parte del continente.

Además de poseer una gran importancia económica, también representan un papel importante en el ámbito social, estas empresas sirven para mitigar la cantidad de desempleo en aquellos países latinoamericanos donde las personas no alcanzan los niveles de estudios avanzados, beneficiando notablemente a la sociedad.

En líneas generales se puede decir que las Mipymes latinoamericanas se caracterizan por una baja intensidad de capital, altas tasas de natalidad y mortalidad, presencia de propietarios/ socios/ familiares como mano de obra, contabilidad no profesionalizada, estructura burocrática mínima, poder centralizado, contratación directa de mano de obra, mano de obra semicalificada o no calificada, bajo nivel de inversión en innovación, dificultades para el acceso a fuentes de financiamiento externos y finalmente subordinación a las grandes empresas (Kantis, 2004). Es a partir de estas características que la importancia de conocer y determinar las debilidades que pueden llegar a tener este tipo de empresas nos puede permitir crear áreas de oportunidad en las que resulte imprescindible trabajar para conservar su existencia y adaptación en un mercado cada vez más competitivo.


¿Cómo podrían las MiPyMEs ampliar su rango de vida?

Ante un panorama competitivo, estas empresas se enfrentan a muchos retos, por lo que resulta indispensable la creatividad y la innovación por parte de los pequeños empresarios para lograr enfrentarse de forma estratégica a los desafíos que representa la recesión. La respuesta más concreta es apostar por tecnología.

En medida en que la micro, pequeña y mediana empresa implemente más herramientas tecnológicas tendrá la oportunidad de mejorar su eficiencia y productividad, lo cual equivale a extender su periodo de vida.

Los beneficios que aporta la adopción de tecnologías son muchos, ya que permiten generar ahorros significativos y mayores utilidades a las MiPyMEs y, por medio de su conducto, estas empresas logran optimizar sus sistemas de logística. Sin embargo, hay una diferencia relevante entre la incorporación de tecnología y el uso que se da de la misma pues, más que un instrumento, debe ser vista como una capacidad estratégica que exige al pequeño empresario contar con el conocimiento de su capacidad tecnológica para aprovecharlas al máximo.

El grado de adopción depende en gran escala de las propias características internas de la empresa, ya que los cambios requeridos para aprovechar debidamente estas tecnologías conllevan procesos largos y costos para las empresas de menor tamaño en comparación con las grandes empresas.

Las MiPyMEs necesariamente tienen que recurrir a una parte importante de su capital o a alguna institución bancaria para solicitar un préstamo en busca de implementar soluciones tecnológicas a su operación. Dado que el financiamiento es uno de los principales motivos que frena la adopción tecnológica, resulta ser muy bajo el porcentaje de este tipo de empresas que deciden implementarlas.

Es importante que estas empresas identifiquen cómo la tecnología les puede beneficiar y definir su alcance ya que bien aplicada, tiene la capacidad de traer ahorros significativos y mayores utilidades.

Si bien, es un riesgo es primordial que las micro, pequeñas y medianas empresas comprendan que se trata de un riesgo que deben asumir si lo que buscan es crecer.

Conclusiones

Es imposible hablar de economía sin tomar en cuenta a las MiPyMEs, pues como se ha demostrado, juegan un rol muy importante en la economía, son fundamentales para el desarrollo social y el crecimiento de México mediante la generación de empleos e ingresos. Dado esto, resulta fundamental fortalecer a estas empresas e incentivar a los emprendedores a mantener sus negocios y crear nuevos. No solamente depende de los apoyos de los gobiernos y diversas organizaciones, sino además depende de cada uno de nosotros fomentar el comercio local.

La tecnología se ha convertido en su mejor aliado, invertir en ella resulta ser cada vez más una necesidad para aquellas empresas que desean adaptarse al mercado competitivo y crecer, por lo que es importante que los emprendedores busquen la mejor solución y el mayor provecho en su implementación, buscando ser más innovadoras y competentes.

Bibliografía

Kantis H. (2004), Emprendedor: América Latina y la experiencia internacional, Washington: Banco Interamericano de Desarrollo.

Saavedra, M. L..; Moreno, H.; Hernández, G. Y. (2008). Caracterización e importancia de las MIPYMES en Latinoamérica: Un estudio comparativo, 11 (17), pp. 122-134. Universidad de los Andes, Venezuela. Recuperado de https://www.redalyc.org/pdf/257/25711784011.pdf

Deloitte (2018), Pymes apuestan por tecnología. Disponible en https://www2.deloitte.com/mx/es/pages/dnoticias/articles/pymes-apuestan-por-tecnologia.html

INEGI, (ENAPROCE, 2018). Disponible en https://www.inegi.org.mx/programas/enaproce/2018/

Bind Erp, Importancia de las pymes en México. Disponible en https://blog.bind.com.mx/las-pymes-en-mexico

Quickbooks, Porcentaje de pymes en México. Disponible en https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/comienza-tu-negocio/cual-es-el-porcentaje-de-pymes-en-mexico/